RINCONES: ¡3 CALAS DE AGUAS CRISTALINAS A 5 MINUTOS DE ALMERÍA!


Gente bañándose en la cala del puntal
Cala del Puntal

Es conocido por todos, que la mejores calas de Almería se encuentran en el Parque Natural del Cabo de Gata; tanto por su espectacularidad, entorno virgen, belleza y números de playas. Pero en este artículo te vamos a demostrar, que no hace falta conducir durante 40 minutos para disfrutar de un día de playa, sino que a 5 minutos del centro de la capital Almeriense, podemos encontrar unas calas no tan conocidas, pero que pueden competir; en encanto, aguas cristalinas, cercanía, o por el entorno remoto y solitario del lugar. Cómo decía aquel anuncio de Kit Kat; ¡tómate un respiro! coge el coche o la bicicleta y acércate a estos tres rincones diferentes entre si. Sigue leyendo y te mostraremos tres playas: en la primera encontrarás la soledad y aguas turquesas cristalinas, la segunda es una cala pequeña de fácil acceso y un entorno espectacular, y la última playa te resultará difícil llegar, pero el camino merecerá la pena ¿Te lo vas a perder? ¡Hay para todos los gustos!

Si nos planteamos la pregunta ¿existen calas a 5 minutos de Almería? la respuesta es sí, y no solo tres, podemos contabilizar hasta 8. Cada unas con una características únicas; pero si algo tienen todas en común, es un entorno de acantilados privilegiado, con paredes verticales que hacen parecer imposible la existencia de playas en este tramo de costa y ahí reside el encanto de estas calas; junto con sus aguas cristalinas y fondos marinos de gran belleza para bucear. Por lo tanto, aquí te dejamos un artículo interesante ahora que aprieta el calor, unos lugares únicos y con mucho encanto, que vamos a ir desgranando uno por uno.

Creo que los Almerienses que estén leyendo este artículo, ya se están empezando a situar y los que no son de la zona o desconocían estas playas, tranquilos porque lo vamos a explicar: ¿Dónde están? ¿Cómo son? y ¿Cómo llegar?


Vista lateral de la Cala
Cala del Puntal, el Cañarete.

Nos vamos al entorno de los acantilados del Cañarete, en la nacional que une Almería y Aguadulce. En apenas 7 kilómetros de carretera de curvas siguiendo la línea de costa, podemos localizar unas 8 playas o calas escondida en los lugares menos sospechados. Desde la carretera se pueden apreciar algunas; pero para acercarnos a otras debemos echar el pie a tierra y aventurarnos por: escaleras escondidas, atravesar túneles bajo la carretera o incluso cruzar ramblas, pero el paseo merecerá la pena. Hoy vamos hablaros de tres playas, el resto te las mostraremos  en próximos artículos, para daros tiempo a visitarlas todas ¡Comencemos!

1ª Playa: Cala del Puntal

La primera corresponde a la cala del Puntal, una playa de piedras pequeñas ¡si de piedras!; pero de esas piedrecitas que no resultan molestas y que cuando decides irte a casa te las quitas en un plis-plas. Como íbamos diciendo, de piedras negras y aguas bastante limpias. Esta Cala es de un tamaño medio y para acceder tendremos que bajar primero una escaleras y luego seguir bajando por las rocas hasta la orilla. Nos gustaría destacar la transparencia de sus aguas, que suelen ser bastante limpias ¡gracias al respeto de la gente! exceptuando algunos pescadores que no se llevan su basura, por otro lado destacar que suele ser solitaria fuera de la temporada de verano. Si fuese el caso, de encontrarnos con mas gente en la playa, podemos movernos una vez bajamos las escaleras hacia el lado izquierdo, donde encontraremos unos tramos de playa, donde estaremos solos, la razón que solo cabe una sombrilla. Hay que reconocer que no todo lo que brilla es oro, puesto que enfrente de la playa un poco a la derecha, se encuentra la piscifactoría y puede afear un poco el paisaje. Aunque si tienes la suerte de disfrutar un día sin viento, este lugar puede ser maravilloso con aguas tonos turquesa y cobalto, para mi una de mis favoritas y por eso es la primera que te contamos.


Linea de costa y aguas turquesas
Cala del Puntal y línea de Costa

¿Cómo llegar a la cala del Puntal?:

Tendremos que ir por la carretera del Cañarete (N340-A) dirección Almería ¡muy importante! justo a unos 2,3 kilómetros desde que salimos de Aguadulce encontramos el primer túnel, pues no entramos. Tomamos la antigua vía de servicio que rodea por la derecha del túnel, a unos 130 metros, encontramos una apertura en el muro que da  a la costa, por donde salen una escaleras que bajan a la playa. Un poco más adelante, tendrás una explanada que puede servirnos para aparcar.

2º  Playa: Cala del Palmer

La belleza de esta cala reside en el tamaño de la misma; no entran poco más que unas cuantas sombrillas, las aguas también suelen estas bastante limpias y desde la orilla, disfrutaremos una vistas bastante espectaculares de la línea de acantilados de origen volcánico, que se sumergen en el agua y llegan hasta Almería. Su nombre proviene de la playa del Palmer, de mayor tamaño, próxima a la cala pero nada parecido a esta.


Cala del Palmer, foto junto al acceso
Cala del Palmer

También nos encontraremos una playa de piedrecitas oscuras, de un tamaño agradable. Sus aguas son cristalinas y sus fondos de roca, que a nosotros no nos resultaron nada molestos. A diferencia de la anterior, hay que elegir bien la época en la que vamos, porque esta cala aunque aparentemente poco accesible, está comunicada con el hotel del Palmer. Conclusión, en épocas de alta ocupación la playa puede ser no tan solitaria y no tener tanto encanto, pero nosotros la hemos probado en primavera y entre semana, y podemos decir que estar solos en este espacio es todo un lujo, que te hace volver siempre que puedes, para disfrutar de una pequeña cala esculpida en la roca y con unas vistas sorprendentes.


¿Cómo llegar a la Cala del Palmer?

Seguimos los mismos pasos que con “La Cala del Puntal”; tendremos que ir por la carretera del Cañarete (N340-A) dirección Almería ¡muy importante! Justo a unos 2,3 kilómetros desde que salimos de Aguadulce encontramos el primer túnel, pues no entramos, tomamos la antigua vía de servicio que rodea por la derecha del túnel, a unos 450 metros tras pasar la explanada que puede servirnos de aparcamiento, encontramos una apertura en el muro que da  a la costa, por donde sale un pequeño sendero y seguidamente una escaleras hacia la derecha que nos dirigen a la playa.

3ª Playa: Cala del Peñón Caído

Esta es la más inaccesible y posiblemente la menos visitada en época de verano. Nos encontraremos con una playa bastante amplia, una 150 metros de orilla. Aguas cristalinas, color turquesa y cobalto. Playa de piedras de tamaño medio de colores negro y ocre; y fondos rocosos en el cual te puede bañar sin chanclas. 


El nombre proviene por el peñón de la orilla
Cala del Peñón Caído

Para acceder tendremos dos dificultades; primero el aparcamiento y segundo la dificultad del acceso. El aparcamiento es un problema, porque tendremos que dejar el coche en un pequeño arcén de tierra que encontraremos junto a la carretera, un sitio muy pequeño donde cabe un vehículo a lo sumo dos. Para acceder tendremos que cargarnos de valor, una buenas zapatillas y seguir por donde nuestro instinto nos diga, aunque al final te daremos unos consejos para que no te lleves ningún susto. Pero no hay mal que por bien no venga, su difícil acceso nos permite disfrutar de una playa solitaria, como hemos dicho antes hasta 150 metros de aguas turquesas para nuestro disfrute e incluso el de tus mascotas, puesto que es raro que haya alguien más para llamarte la atención. El único inconveniente que hemos visto junto al acceso, es que justo enfrente queda la piscifactoría, y claro esto le puede quitar bastante encanto. Ahora está en tu mano elegir entre la soledad o este inconveniente.


¿Cómo llegar a La Cala del Peñón Caído?

Esta vez tomaremos la nacional (N340-A) saliendo desde Almería, justo cuando pasamos el segundo túnel, comenzamos a contar unos 450 metros y ya podemos empezar a buscar un pequeño anchurón junto a la carretera, el tamaño justo para dejar el coche y que no pise el arcén. Una vez aparcamos el vehículo, tendremos que cruzar la carretera ¡cuidado! y a unos 50 metros comenzará un sendero junto a un muro de hormigón bastante empinado, a la izquierda de la carretera con mucha piedra suelta ¡atención! Comenzamos a bajar y a los pocos metros encontramos un quitamiedos caído, pues lo seguimos hasta que termine y bajamos un escalón, unos metros más adelante cruzando una torrontera, encontraremos el sendero más accesible y fácil para bajar a la playa. ¡Tened precaución!

Al final os dejamos algunos consejos para acceder a estas playas. Por el resto, no hay nada más que contar, espero que este artículo os sirva de excusa para acercaros a estas calas a 5 minutos de Almería, una mañana o una tarde siempre es buena para disfrutar de estos rincones. Sal de la rutina y prueba nuevas playas, busca un día sin viento ¡muy importante! y disfruta tanto como nosotros ¡tenemos que reconocer que escribir este post ha sido todo un placer!


Calas del cañarete
Cala del Puntal y sus aguas cristalinas

Por último recordaros, que en próximas semanas realizaremos un nuevo artículo con otras tres calas de la zona y os prometo que igual o más espectaculares que estas. Así que, si no te lo quieres perder, te recuerdo que puedes seguirnos: en FACEBOOK, INSTAGRAM y TWITTER. Si prefieres no estar pendiente y que te mandemos un correo electrónico mensual, apúntate siguiendo este enlace >pulsa aquí< ¡Busca esa excusa perfecta o un pequeño empujón, para viajar  y descubrir: rincones mágicos, pueblos escondidos, naturaleza virgen y gastronomía cerca de casa! 


Consejos para acceder a estas playas:

- Dependiendo de la cala a la que vayamos; utilizar un buen calzado puesto que algunos accesos son bastante precarios pero aquí reside el encanto de las mismas.
- Si te gusta hacer snorkel, no lo dudes, llévate tus gafas de bucear. Estos acantilados son un entorno perfecto para la vida submarina, y podrás disfrutar de unos fondos bastante vivos. Incluso en la zona encontraremos varios clubs de buceo.
- Evita acceder a estas playas en época de alta ocupación vacacional, porque las de más fácil acceso pueden estar bastante llenas, básicamente evita agosto y sobre todo fines de semana de verano.
- Recuerda que estas playas no tienen puesto de vigilancia y que decir ¡servicio de recogida de basuras! con eso lo digo todo.
- Evita los días de viento, sobre todo cuando sople el aire de levante.

RINCONES: ¡VISITA UN “VOLCÁN” LLENO DE PIEDRAS PRECIOSAS! EN ALMERÍA Y DE FÁCIL ACCESO

Granates
Granates encontrados durante la visita

El título, puede parecer sorprendente e incluso un poco extraño, pero te hablamos completamente en serio. En tierrassinfronteras.com, te proponemos visitar un rincón único de la provincia. El “cráter" de un antiguo volcán submarino activo hace 6 millones de años, un lugar maravilloso y singular. Además, te damos otra razón ¿te gustaría encontrar piedras preciosas en este entorno natural? Pues el suelo de este antiguo volcán, está lleno de granates de color rojizo; minerales que han sido utilizados como joyas, por diferentes culturas del mundo a lo largo de la historia ¡Un lugar espectacular!

Nos vamos al pueblo de Níjar, muy próximo al Parque Natural del Cabo de Gata en Almería. A unos escasos 3 kilómetros del centro urbano, nos encontraremos con un antiguo “volcán” submarino. La forma de este es un circulo perfecto, tras caminar 10 minutos y situarnos en el centro del “cráter” el paisaje no puede ser más sobrenatural. Una pared de roca de unos 300 metros que se levanta alrededor nuestra girando unos 360 grados, un domo volcánico en el centro por donde se expulsaba la lava y ahora ¡mira al suelo! cientos o millones de pequeños granates se extienden ante nuestros pies, esparcidos o depositados por la lava hace millones de años. ¿Te vas a peder este lugar? ¿Quieres saber cómo llegar? Sigue leyendo...


Crater volcánico
"Crater" del volcan de La Granatilla, Hoyazo de Níjar

Al final del artículo, te explicaremos como localizar el aparcamiento en el entorno natural del “Hoyazo de Níjar”, muy próximo a esta localidad. Una vez dejamos el coche, caminaremos 10 minutos por una senda en un entorno puramente almeriense, rodeados de espartos y matorrales subdesérticos. Después de un fácil paseo, accederemos al “Hoyazo de Níjar” o “La Granatilla”, los restos de un volcán submarino con millones de años de historia ¡Parece exactamente un cráter volcánico! aunque esto no es exactamente así. Sus paredes con forma de cono volcánico, son un arrecife coralino, un material más duro a la erosión, que se puede distinguir perfectamente en las zonas altas, dando esa forma circular, tan clara y llamativa. En el centro nos encontraremos con el domo volcánico, lugar por donde se expulsaba el magma; elemento fundamental para encontrar los famosos granates del “Hoyazo de Níjar”, nombre que se le da a este lugar maravilloso. Y es que, esta zona, se considera la mejor representación volcánica de la península y me atrevo a decirte que este espacio es uno de sus mayores exponentes; por belleza, singularidad y facilidad de interpretación de su origen geológico volcánico.

Los granates o “granate almandino”, se localizan por todo el “cono” volcánico. Esta piedra preciosa se caracteriza por su dureza, solo tres puntos por debajo del diamante y llegaron a la superficie arrastrados por la lava volcánica. Una vez el suelo y las rocas volcánicas se han ido erosionando por las lluvias torrenciales de la zona, han ido apareciendo en la superficie los granates distinguiéndose a simple vista ¡Hazme caso y no bromeo! afina la vista y encontrarás por todo el recorrido cientos de granates con formas diversas: octaedros, rombododecaedro…


Volcán de la Granatilla
"Crater" volcán de la Granatilla, Hoyazo de Níjar

En las laderas del “Hoyazo de Níjar” se pueden apreciar antiguos yacimientos mineros, donde se extraían estas piedras preciosas. La explotación de este yacimiento, tenia como finalidad fabricar artículos abrasivos por su dureza: lijas o incluso materiales anti deslizantes. La importancia del volcán de “La Granatilla” en la extracción de estos minerales, convirtieron este yacimiento en el segundo más importante del mundo.

Así que, como decíamos en este extraño y llamativo título: aquí tienes la excusa perfecta para acercarte a un lugar especial y único en la provincia de Almería. No todos los días podemos disfrutar, de pisar con nuestros pies un antiguo volcán submarino, lleno de piedras preciosas, formadas por procesos físicos, químicos y el paso del tiempo. Recordarte, que al final del artículo te indicaremos como llegar a este rincón, sigue leyendo...


Vista exterior, la Granatilla
Acceso al Hoyazo de Níjar, vista exterior

OTROS DATOS:

¿Sabes porqué se llaman a estas piedras preciosas “granates”? Es curioso, porque este término deriva del latín; “granatus”, grano o semilla y ¡ahora piensa el la fruta de las granadas! Pues el nombre viene de ahí, por su parecido con los granos de las granadas.

Finalmente, como dato anecdótico, vamos a sumarle un componente mágico para los menos agnósticos. Desde la antigüedad se le ha dado unas propiedades curiosas a estas piedras preciosas: se pensaba que el granate aumentaba la fuerza corporal, la resistencia y el vigor; también era considerado como un mineral de protección. Incluso los vikingos, las utilizaron hace más de 1000 años, como ornamentos fúnebres para iluminar a sus muertos en el camino al Valhalla ¿curioso no?

Si quieres visitar algún lugar próximo para completar una excursión perfecta para un día, te recomendamos dos planes publicados anteriormente en el blog. Por un lado, tienes el pueblo de la Isleta del Moro en el Parque Natural del Cabo de Gata, con un “ambiente marinero único” y muy próximo al mismo, el Mirador de las Amatistas “Balcón del mediterráneo”. Dos lugares con mucho encanto, que merecen la pena visitar a 30 minutos del “Hoyazo de Níjar”. Si por lo contrario, prefieres un pueblo de sierra, tienes un artículo con tres cosas que ver o hacer en el pueblo de Turrillas: Balcón de Sierra Alhamilla.

Finalmente nos gustaría invitarte a seguirnos en la redes sociales, para informarte de todos los nuevos rincones y artículos que vamos publicando en: www.tierrassinfronteras.com. Te recordamos que estamos presentes principalmente en FACEBOOK, INSTAGRAM y TWITTER. Si prefieres no estar pendiente y que te mandemos un correo electrónico mensual, apúntate siguiendo este enlace >pulsa aquí< ¡Busca esa excusa perfecta o un pequeño empujón, para viajar  y descubrir: rincones mágicos, pueblos escondidos, naturaleza virgen y gastronomía cerca de casa! 

¿CÓMO LLEGAR?


Como ya hemos dicho, este espacio tiene el nombre de “El Hoyazo de Níjar” o la “Granatilla”, y llegar es muy fácil. Toma la salida 481 (NIJAR AL-3106) de la Autovía del Mediterráneo y seguimos la carretera en dirección Níjar. Justo a doscientos metros de la salida de la autovía, saldrá una pista de tierra a la derecha un poco antes de un chalet que encontraremos a la izquierda. Nuestra pista de tierra será la de la derecha, continuamos 1 kilómetro y 200 metros, próximos a las falda de la montaña que quedará a nuestra izquierda y un poco más alejada la autovía a la derecha. Cuando hayamos completado los 1,2 kilómetros, podremos observar una explanada a la izquierda, donde aparcar el coche y un sendero bastante ancho que nos llevará hasta el centro del volcán de La Granatilla.

TURRILLAS “MIRADOR DE SIERRA ALHAMILLA”

Turrillas
Pueblo de Turrillas y Campos de Tabernas
Vámonos a la cara norte de Sierra Alhamilla, paraje natural declarado por la Junda de Andalucía. En esta zona se encuentra un pequeño pueblo con cientos de años de historia a sus espaldas; donde la tranquilidad y la belleza de unas vistas espectaculares, nos guiarán en una excursión a poco más de 30 minutos de la capital almeriense. Nos vamos a Turrillas, para proponeros 3 actividades que hacer en este pueblo y su entorno.

¡3 cosas que ver o hacer en Turrillas!
-Visitar el mirador de Turrillas y sus cuatro maravillas.
-Acercarnos al pico más alto de Sierra Alhamilla (el Colativí).
-Disfrutar de la gastronomia de la zona: cordero al ajillo, gurullos…


Para conocer la historia de Turrillas, nos tenemos que remontar a la época musulmana. Este pueblo pertenecía a la Taha de Nijar; época que le confiere sus característica arquitectónicas actuales: casas blancas, callejones estrechos y calles en zig-zags. Tras el levantamiento de las Alpujarras y la posterior expulsión de los moriscos, esta villa quedó deshabitada. El origen de sus habitantes es murciano, puesto que fueron de esta provincia, la mayoría de las personas que repoblaron el pueblo más tarde.
Turrilllas
Calles de Turrillas

Para visitar Turrillas, nos hemos hecho eco de una pequeña guía turística realizada por la Diputación de Almería, sobre las “Siete Maravillas” de este pueblo. Estas fueron votadas por sus vecinos en el verano del 2010. Nosotros te vamos a recomendar visitar unas cuatro maravillas materiales; las otras tres son de carácter inmaterial y pertenecen a sus fiestas: matanzas, Moros y Cristianos y fiestas de San Antonio.


1º VISITAMOS EL MIRADOR Y SUS CUATRO MARAVILLAS

Conforme nos vamos acercando al pueblo, vemos cómo este se encuentra situado a media Altura de Sierra Alhamilla, anticipándonos las vistas espectaculares, que nos brindará una vez aparquemos el coche. Lo primero que nos encontraremos será su mirador; ante nuestros ojos cientos de hectáreas de olivos y almendros que pertenecen a los campos de tabernas, en la lejanía observaremos la Sierra de los Filabres coronada por el observatorio del Calar Alto. Un mirador que nos invita a sentarnos y relajarnos, sentir el aire de la montaña y respirar paz.
Turrillas
Mirador de Turrillas

Tras nuestro primer contacto con Turrillas, seguiremos buscando sus rincones. Dirijamos nuestro pasos a la Iglesia de Santa María, la cual se distingue desde cualquier lugar del pueblo por su torre fortaleza, que servia para defender a los cristianos de posibles ataque de los moriscos. Su origen es del siglo XVI y como dato anecdótico, en ella se rodó una escena de la película “la muerte tenía un precio”.

Por último, visitaremos la hermita de San Antonio; patrón del pueblo, con unas vistas espectaculares y situada en la entrada del mismo. También podemos acercarnos a las eras del peñón, las cuales se utilizaban para separar el grano de la paja. No dudéis en dar un paseo por las calles de Turrillas, respirando la tranquilidad de sus rincones.

2º ACERCARNOS AL PICO MÁS ALTO DE SIERRA ALHAMILLA

Siempre nos gusta recomendaros, una ruta de senderismo para conocer mejor el entorno de los pueblos que vamos visitando. Esta vez, no nos va hacer falta calzarnos las botas para llegar a nuestro destino. Desde el pueblo de Turrillas, sale una carretera que nos llevará hasta el pico más alto de Sierra de Alhamilla, a unos 1387 metros sobre el nivel del mar. Si las vistas desde Turrillas son espectaculares, desde “El Colativí” nombre que da a este pico, “son sorprendentes”.
Colativí
Vistas desde el pico del Colativí, a la bahía de Almería.

Una panorámica de 360 grados; al sur la bahía de Almería, desde la ciudad hasta el Cabo de Gata. Al norte, la Sierra de los Filabres y Sierra Nevada con sus picos nevados en Invierno. Al este Sierra Cabrera y el Parque Eólico “La Noguera”. Y por último, al oeste, la Sierra de Gador y la masa forestal de la Reserva Natural de Sierra Alhamilla. Un lugar espectacular, a unos 10 kilómetros de Turrillas, al que se puede acceder fácilmente, porque la carretera está habilitada para acercarnos con nuestro vehículo.

Para los más valientes y con ganas de pasear, pueden ir caminando. El recorrido será de unos 20 kilómetros de ruta circular con una duración aproximada de 5 horas y media, siguiendo la carretera que asciende al Colativí. La dificultad será moderada.
La Noguera
Parque eólico "La Noguera"

Otra recomendación, es pararnos en el parque eólico “La noguera”, el cual lo encontraremos de camino al Colativí. Podremos observar de cerca a estos 13 gigantes, que se sirven del viento, para suministrar energía eléctrica a unos 10.000 hogares. No te pierdas esta oportunidad de tenerlos cerca y asombrarte por su tamaño, más de nueve personas se necesitan, para rodear estas estructuras con sus brazos.

3º DISFRUTAR DE LA GASTRONOMÍA

Turrillas tiene una gastronomía variada y acorde al entorno donde se encuentra; migas cortijeras, berza, gurullos con perdiz, trigo, arroz con conejo… Pues nada, lo dicho ¡vamos a disfrutarla!
Comida
Cordero al Ajillo, restaurante "El Mirador"

Una de las sorpresas que nos llevamos cuando visitamos el pueblo, fue sentamos a tomar unas tapas en el “Restaurante el Mirador”, junto a la Iglesia de Santa María. Entre la variedad de tapas, nos encantaron sus caracoles y el cordero o conejo al ajillo. Fue una de esas situaciones, que nos nos esperábamos y se convirtió, en el punto y final perfecto, a esta excursión tan cerca de la capital.

Luego más tarde investigando, descubrimos que es un sitio muy frecuentado por los almerienses, esperemos que no cambie y siga así muchos años más, tanto por sus precios como por la calidad de la comida. El menú vale 10 euros y es de lunes a viernes, los fines de semana tendremos que pedir a la carta. Pero como os hemos comentado, nosotros comimos de tapas y nos encantó. Si os acercáis en sábado o domingo, no olvidéis reservar, el teléfono os lo dejamos al final.

Así que como siempre, os dejamos esta vez un plan de un día, e incluso una excursión de una mañana, cerquita de Almería. Para disfrutar de un pequeño pueblo de Sierra Alhamilla, de carácter tranquilo y donde se respira paz por lo cuatro costados.
Turrillas
Callejones de Turrillas

FICHA CON LA INFORMACIÓN DE TURRILLAS:

COMER: En el pueblo hay un restaurante “Restaurante el Mirador”; el menú vale 10 euros y es de lunes a viernes, los fines de semana tendremos que pedir a la carta. También encontraremos un merendero junto al mirador, con mesas y barbacoas habilitadas. Otra alternativa, será comer en los numerosos restaurantes que encontramos en la recta de Tabernas, carretera por la que pasaremos antes de llegar a Turrillas.

SENDERISMO: Turrillas - Pico del Colativí. El recorrido será de unos 20 kilómetros de ruta circular con una duración aproximada de 5 horas y media, siguiendo la carretera que asciende al Colativí. La dificultad será moderada.
Turrillas
Calles de Turrillas

DORMIR: En el pueblo encontraremos el “Hostal Restaurante Mirador de Turrillas” con unos precios que rondan los 25 euros por persona. Si queremos ver ampliada la oferta hostelera, tendremos que acercarnos a Lucainena de la Torres a unos 8,6 km, Sorbas o Nijar.

OTROS SITIOS QUE VISITAR: cerca de Turrillas tenemos otros pueblos que pueden ser muy interesantes de visitar; Sorbas a unos 26 km de distancia y sus Karts de yeso o el Río Aguas a unos 50 km, un rinconcito de la provincia de Almería. También tenemos el Pueblo de “Lubrín Valle Hermoso” al cual le dedicamos un post anteriormente a unos 42 km o el pueblo de “Senés y sus siete maravillas” otro artículo interesante anterior a unos 35km.
Turrillas
Vistas de Turrillas y Sierra Alhamilla

OTROS DATOS DE INTERES: Teléfono del ayuntamiento de Turrillas para pedir información sobre el pueblo: 950364415 y aquí también os dejamos el teléfono del “Hostal Restaurante Mirador de Turrillas”: 950 364 111

RINCONES: MIRADOR DE LAS AMATISTAS, BALCÓN AL MEDITERRANEO

Mirador de las Amatistas
Mirador de las Amatistas, Cabo de Gata
Vámonos al Parque Natural del Cabo de Gata, para descubrir un pequeño rincón, de esos que te hacen perder la noción del tiempo una vez te encuentras allí. Muy conocido por los Almerienses, pero no tanto para la gente que viene de fuera y es que debe de ser, un punto de parada obligatoria en tu visita al parque.

Nos vamos a un mirador de los que quitan el hipo, se encuentra entre la poblaciones de la Isleta de Moro y Rodalquilar. En el punto medio de la carretera, que une ambos pueblos, nos encontraremos con un balcón al mediterráneo, indicado como “mirador de las Amatistas”. Yo me atrevería a decir el más bonito de Almería, posiblemente junto con el mirador del Arrecife de las Sirenas.

Mirador de las Amatistas
Mirador de las Amatistas, Cabo de Gata
Asomarte a este balcón, supone no cerrar la boca durante un rato. Un pequeño sendero sale desde el aparcamiento y a escasos 100 metros, nos encontramos con unas vistas de lujo; acantilados, aguas turquesas, montañas de origen volcánico y naturaleza salvaje. La brisa de un mar en calma o la furia del viento, ambas condiciones son aptas para visitar este lugar.

¡Que no te extrañe encontrar multitud de personas haciéndose fotos! una pareja de novios realizando su álbum de boda o la cara de sorpresa del típico turista distraído, que ha encontrado este rincón por pura casualidad. También los hay bohemios, que se tiran la mañana con un libro, leyendo mientras pasan las horas y personas, ante sus ojos.

Mirador de las Amatistas
Mirador de las Amatistas, Cabo de Gata
Respecto al nombre "mirador de las Amatistas", no estoy seguro de su procedencia. Es cierto, que en las antiguas minas del Cabo de Gata se han extraído amatistas, una piedra preciosa de color morado. Me gusta pensar, que este nombre viene de los tonos turquesas-morados de sus aguas cristalinas, que en los días sin viento, nos permiten ver hasta los fondos marinos del Cabo de Gata.

¡Así que ya lo sabéis! Si pasáis por el Cabo de Gata, no dudéis en acercaros a este rincón. Os prometemos que no os defraudará.


mirador de las Amatistas
Mirador de las Amatistas, Cabo de Gata
Una vez terminada vuestra visita, tenéis otra parada obligatoria en la Isleta del Moro, a unos 2,5 km del mirador. En este post anterior, hablábamos sobre ¿qué ver o hacer? en: LA ISLETA DEL MORO “AMBIENTE MARINERO ÚNICO”, visítalo y ya nos cuentas.

RINCONES: BALSA DE CELA "AGUAS TERMALES" EN LA PROVINCIA DE ALMERÍA


Una vez me comentaron la existencia de una fuente donde la temperatura del agua que nacía de su manantial, se encontraba entre los 22 y 24 grados de temperatura durante todo el año. Me dijeron que estaba en el valle del Almanzora y que era una piscina natural de aguas termales y gratuita, ¡esto me sorprendió aun más! puesto que no sabía de su existencia y ahí nos pusimos a investigar; lo cual fue cierto.


Cuando llegamos a este rincón al norte de provincia de Almería, entre Tíjola y Lúcar, nos encontraremos con una enorme piscina natural, de aguas cristalinas y de fondo rocoso. Lo mejor de todo, es la temperatura del agua en torno a los 23 grados centígrados durante todo el año. Así que lo más valientes no tendrán problemas para bañarse en invierno; piensa que el agua del mar mediterráneo en febrero ronda los 13 ºC, una diferencia considerable. Sus aguas tienen propiedades medicinales, se tiene conocimientos de la riqueza de estas desde el tiempo de los romanos.


El nombre de este lugar, es “La Balsa de Cela”; antiguamente era un nacimiento de agua termal que formaba una poza, un lugar con mucho encanto solo conocido por los habitantes de la zona. Con el paso del tiempo se fue habilitando y mejorando los accesos, hasta convertirse en una zona de baño y confluencia para las poblaciones más cercanas. El tamaño de esta piscina ronda los 50mx50m y la profundidad está entre los 50 cm y los 2 metros; con escaleras en todo el perímetro para acceder a sus aguas y siendo completamente gratuito durante todo el año.

En el entorno encontraremos una zona de césped para dejar nuestras toallas y multitud de bares para tomarnos unas cervezas después del baño, yo llegué a contabilizar en torno a 6. La oferta es variada: tapeo, carnes a la brasa, pizza...


Por otro lado, si quieres un plan diferente para la noche de San Juan, acércate a la balsa de Cela. Este lugar se ha convertido en una zona de afluencia en este día del año, lugar donde disfrutar de música, sardinas, hogueras y un baño a media noche con cientos de personas. Curioso, puesto que el mar lo tenemos a casi 70 km.

Como llegar: Tendremos que acercarnos a la comarca del mármol, en Tíjola. Saliendo de la localidad, tomaremos la carretera que lleva a la barriada de Cela (AL-6100) a unos 3,5 Km del pueblo, no os preocupéis puesto que el camino está indicado. Una vez llegas a la barriada, solo tendrás que seguir la avenida de la fuente, la cual desemboca en el complejo.

Con este rinconcito de la provincia de Almería, nos despedimos. Un lugar donde poder darte un baño durante todo el año, disfrutar de estas aguas medicinales y tener una excusa perfecta para acercarte a la comarca del mármol.

CHERCOS Y CHERCOS VIEJO, UN PUEBLO "ABANDONADO"

Chercos viejo
Nos vamos a la Sierra de los Filabres, para conocer el pueblo de Chercos. A unos 75 kilómetros de la capital Almeriense, encontramos una historia curiosa de la provincia que nos puede aportar una excusa perfecta para hacer una escapada de un día.

Nos trasladamos a la primera mitad del siglo XX, las autoridades del pueblo de Chercos deciden abandonar la localidad, que llevaba varios siglos asentada en un barranco abrupto y de difícil acceso, coronada por un castillo islámico medieval, sitio estratégico para defenderse de posibles invasores pero innecesario en aquella época. Rondaba el año 1940 y la villa fue abandonada y trasladada a una localización con más facilidades para el futuro desarrollo del pueblo; esto no fue fácil, puesto que varios fueron los vecinos que se resistieron al cambio.

chercos
Chercos, fundado en 1940
El nuevo lugar se encontraba tres kilómetros más abajo, situado en un valle fértil, más accesible, con calles lineales y construcciones nuevas, se llamaría ¡cómo no! Chercos. Dejando el nombre de “Chercos viejo” para el asentamiento abandonado. Atrás quedaría en el olvido aquella localidad con más de 1000 años de historia, de callejones sinuosos, encajonados en aquel solitario e inaccesible barranco.

Trasladándonos a la actualidad, podemos visitar este pueblo abandonado pero que actualmente se encuentra en proceso de restauración. Numerosos han sido los vecinos que en los últimos 20 años han arreglado las casas del pueblo viejo para utilizarlas en épocas vacacionales, también se llevó a cabo una reconstrucción del la iglesia a principio del siglo XXI, la cual tiene su origen en 1505 y que fue quemada durante los levantamientos moriscos. Así que, historia no nos va a faltar en este rincón de la provincia.

calles de chercos viejo

Para visitar “Chercos viejo” te recomendamos que dejes el coche en el pueblo nuevo, tendrás un paseo de poco más de una hora hasta llegar a la localidad antigua tranquilamente, el sendero transcurre por la rambla y está señalizado. El camino se inicia al cruzar el pueblo, encontrarás un puente, a escasos 100 metros y a la izquierda verás el cartel informativo de la ruta, es la GR - 44; de todas formas a continuación os dejamos un track para poder seguirlo con la aplicación de wikiloc.

cartel gr - 44
Cartel informativo GR - 44
Otra forma de llegar y más fácil, es acercarnos en coche, cruzando el río por la calle principal del pueblo encontraremos la indicación de “Chercos viejo”, en total una carretera estrecha pero recién asfaltada con unos 3 kilómetros hasta llegar al pueblo.

Una vez llegamos a “Chercos viejo”, nos encontraremos un pueblo típico alpujarreño, de casas encaramadas y adaptadas a la geografía del barranco, blancas las que han sido remodeladas o de piedra vista aquellas que se han visto sorprendidas por el paso del tiempo sin ser rehabilitadas. El pueblo no es muy grande, pero es todo un placer pasear por sus calles sin vehículos. 

Recomendamos dar una vuelta por sus callejones, visitar la iglesia de San Lorenzo, acercarnos al mirador de la “era” desde donde podremos ver el pueblo de “Chercos nuevo” y el valle en el que está asentado. En lo más alto nos encontraremos con los restos de la alcazaba de origen islámico mediaval y las ruinas de sus antiguas torres defensivas y el aljibe.

mirador chercos viejo

Retomando la ruta, volveremos por la carretera de acceso al pueblo. A unos 500 metros hallaremos el yacimiento de “piedra labrá o piedra labrada”, está indicado por una señal. En las rocas podremos disfrutar de gravados rupestres de origen prehistórico; guerreros, jinetes, ganado doméstico y salvaje.

imagen de piedra labra


Si programamos con tiempo nuestra ruta, podemos ponernos en contacto con el ayuntamiento, para recoger la llaves del yacimiento y disfrutar más de cerca los grabados, aunque no es necesario. Es bastante divertido sentarte a buscar las figuras e identificarlas, en la fotos podrás ver algún ejemplo, una pasada tener estos dibujos con miles de años de historia a unos simples pasos.


representacion de los grabados rupestres de piedra labra

Finalmente, seguiremos nuestra ruta unos 2,5 km por la carretera hasta el punto de partida. Terminando un sendero circular de unos 6 kilómetros.

Aquí os dejamos una historia curiosa de este pueblo de la provincia de Almería. Así que ya tenéis una excusa perfecta para acercaros a este centro urbano y pasear por sus calles llenas de historia, recordando que hace apenas 60 años fue abandonado, por una nueva localización con más facilidades para el desarrollo de su población.

calles chercos viejo
Comer: En el pueblo encontramos dos restaurantes. Si avisamos, podremos disfrutar de la gastronomía de la zona con un menú por un módico precio. Para conocer el teléfono se puede llamar al ayuntamiento, se lo dejamos más abajo en “otros datos de interés”.

Senderismo: Ruta de Chercos nuevo a Chercos viejo, en torno a 6 km, circular y fácil. Comentada en el artículo, seguir la indicaciones.


¡3 cosas que ver o hacer en Chercos!
- Senderismo: Ruta Chercos nuevos a Chercos viejo.
- Visitar Chercos viejo y los restos del castillo.
- Visitar el yacimiento de piedra labrá: grabados rupestres.


chercos viejo

Otros datos de interés: En la zona encontrarás numerosos pueblos que merecen la pena visitar: Tahal, Alcudia de Monteagud, Benitagla o Senés, del cual ya hablamos anteriormente. También queda cerca la zona de las canteras del mármol, en Macael.

Teléfono del Ayuntamiento de Chercos: 950.122.501 No dudéis en poneros en contacto con el ayuntamiento, puesto que os solucionarán cualquier duda sin problema, con nosotros fueron bastante amables.

El track de wikiloc de la ruta a "Chercos viejo" pertenece a la página web senderosdealmeria.es, os invitamos a visitarla para conocer más rutas de senderismo. 

LA ISLETA DEL MORO “AMBIENTE MARINERO ÚNICO”

pueblo de la isleta del moro, cabo de gata

La Isleta del Moro, es un de los pocos pueblos que pese al desarrollo de los últimos años, ha sabido preservar ese ambiente marinero y tranquilo (siempre que lo visitemos en cualquier época del año menos verano). Lo mejor, es buscar un buen día de sol invernal cuando las temperaturas se mantienen suaves y ¡muy importante! sin viento, aunque me imagino que esto es mucho pedir en Almería.


Tenemos dos formas de llegar; desde la carretera que lleva a las Negra pasando por Rodalquilar, o por la carretera de San José, ambas nos permiten disfrutar del paisaje del Parque Natural del Cabo de Gata, reserva de la biosfera desde 1997 y toda su esencia volcánica de clima semi-árido.

Calles de la Isleta del Moro, Cabo de gata
Cuando aparcamos  en la plaza del pueblo junto al lavadero y abandonamos el coche, lo primero que nos sorprende es el olor marinero, una bofetada de salitre y humedad mediterránea que nos transporta en un instante a un estado de calma y disfrute. Personalmente cuando respiro esta sensación ¡se me ponen los pelos de punta! El primer paso es casi intuitivo, casi sin darnos cuenta llegaremos al embarcadero. Barcos de pescadores fondeados en la bahía, el ruido de las olas rompiendo en el espigón, barcas varadas en la orilla de la playa, el sonido de las gaviotas sobre nuestra cabeza, la brisa marina en nuestra cara y el calor de los rayos de sol de invierno, calentando nuestro cuerpo… Lo siento familia, pero esto es lo que yo llamo “felicidad” y esto es lo que busco cuando me acerco a este rincón del Cabo de Gata en Almería.

Pueblo de la Isleta del Moro, Cabo de Gata
Una vez captada toda la esencia del lugar, giramos hacia la izquierda y nos encontraremos con el islote que da nombre al pueblo de “la Isleta del Moro” y hacia ahí irán dirigidos nuestros pasos, se cree que un caudillo berberisco llamado Mohamed Arráez, fue quien le dio el nombre al lugar “la Isleta del Moro Arraez”.
Peñón de la Isleta del Moro, Cabo de Gata
Desde este promontorio nos llama la atención las vistas y el sonido del mar, que llega a nuestros oídos por todas partes, al ser una pequeña ínsula rodeada de agua. Merece la pena sentarnos y recrearnos con las vistas; si miramos al pueblo, disfrutaremos de las antiguas casas blanca y modestas de los pescadores en primera linea de mar. Por otro lado veremos a nuestra izquierda la costa que nos lleva a los Escullos y su playa de los Arcos. Si giramos a la derecha nos encontraremos con la playa del Peñón Blanco, más tarde cuando la visitemos sabremos el por qué de ese nombre. Si seguimos la linea de playa divisaremos la escarpada costa de acantilados que se pierde en el mar mediterráneo. En general un paisaje casi virgen; verde en invierno si las lluvias han sido agradecidas, o seco y ocre si es temporada de verano, montañas volcánicas en tonos tierra teñidas de púrpura con el reflejo del sol y los minerales, todo un espectáculo para aquellos ojos capaces de admirar un paisaje diferente.

La cala del Peñón Blanco en la Isleta del Moro
Cala del Peñón Blanco, Isleta del Moro
Dentro de este pueblo donde la vida se vive más pausada y tranquila que en las ciudades, dos son las actividades que os vamos a proponer en vuestra visita a la Isleta del Moro, bueno mejor tres.


Primero te damos dos senderos para caminar y disfrutar de la belleza salvaje de este entorno conservado gracias a la denominación de Parque Natural Marítimo-Terrestre; la segunda será sumergirnos en sus aguas cristalinas y disfrutar del buceo en unos fondos marinos, que figuran como unos de los de mayor calidad en el litoral costero español, no se asusten que ahora lo explicamos; y como última actividad, ¡no hacer nada! simplemente sentarse o tumbarse y disfrutar de la playa del Peñón Blanco, playa de arena blanca frecuentada por nudistas en verano, como la mayoría de las playas más vírgenes e insólitas del parque.


Pueblo de la Isleta del Moro, Cabo de Gata

Sendero a los Escullos desde la Isleta del Moro
Comencemos a caminar; si quieren un sendero señalizado, fácil y apto para todos los públicos, diríjanse al mirador del pueblo subiendo la única calle en cuesta que sale de la plaza-aparcamiento. Desde aquí sale un sendero muy corto, 3,5 kilómetros ida y vuelta incluida, casi sin desnivel, que nos llevará siguiendo la linea de costa hasta la cercana población de los Escullos, pasando por un paisaje singular y finalizando en la playa de los arcos, playa muy visitada en verano por sus finas arenas y la duna fosilizada donde se puede hacer unas fotos muy bonitas.

Palmeral en la Isleta del Moro, Cabo de Gata
Palmeral de la Isleta, sendero a la cala de los toros.
El segundo sendero es para los más aventurillas e inquietos, que no busquen un recorrido completamente señalizado, pero que los lleve a una playa solitaria en invierno y llena de vegetación “la cala del barranco negro o de los toros”. 

Esta cala se encuentra escondida, tiene acceso desde la carretera, pero será difícil localizarla si no se conoce, está un poco antes del mirador de las amatistas, hay un mojón indicativo junto a un aparcamiento y siempre encontrarán un coche aparcado en el arcén. Pero nosotros te proponemos llegar caminando, el sendero sale desde el parking de la cala del peñón blanco, en la Isleta del Moro. Justo al final del aparcamiento nos encontramos con una rambla, seguiremos su cauce y atravesando un palmeral que proporciona un encanto especial al sendero, llegaremos a un desvío pasados 100 metros del palmeral, tomaremos el sendero de la derecha que nos llevará hasta la cala; a lo lejos divisaremos un oasis verde y lleno de vegetación. Ese es nuestro destino, un lugar curioso y poco habitual donde encontrar un pinar a pie de playa. Esta cala, no es la mejor playa del Cabo de Gata, pero su encanto reside en lo solitario y la belleza del lugar, eso sí, recuerda que “solitaria” siempre que no sea verano.

Buceo en la Isleta del Moro, Cabo de Gata


La segunda actividad; esa que os puede interesar a más de uno, consiste en visitar los fondos marinos llenos del vida del Parque Natural, no lo dudes y sumérgete en sus aguas, porque encontrarás unos de los lugares más espectaculares del mar mediterráneo. Varias son las razones que apoyan esta propuesta; la calidad de sus aguas limpias donde destacan las praderas de posidonia, planta marina indicador de la calidad del agua; unas 12.000 hectáreas de franja marina protegida con una biodiversidad maravillosa, fondos rocosos llenos de vida, cantiles volcánicos y fondos arenosos.


Txomin Rivera
Por la importancia, belleza y el valor de sus fondos marinos se decidió crear esta protección marítima, una reserva de 45 kilómetros de costa en el año 1995. Creo que son más que razones suficientes para no perderse este espectáculo natural; pues si estamos interesados, dos son las empresas que ofertan bucear en el pueblo y hacen las salidas desde el mismo embarcadero. Pero no se preocupen porque la oferta es para todos los públicos y edades: actividades de iniciación como “el bautismo” de buceo, no se necesita experiencia y podremos disfrutar de las primeras sensaciones de esta actividad y así admirar los fondos marinos, eso sí, ¡cuidado que engancha! 




Por otro lado, para los más experimentados existen una veintena de puntos de inmersión para todos lo gustos y colores; buceo a diferentes profundidades, sobre fondos rocosos, en cuevas, arrecifes, visitar barcos hundidos… ¡Qué mas quieres que te cuente! Las especies más reconocibles serán el mero, las estrellas de mar, anémonas, erizos, sepias, cabrachos, salmones, pulpos, morenas, incluso con un poco de suerte podremos avistar delfines, calderones o la famosa tortuga boba… Acércate a una de las escuelas de buceo de la Isleta y sumérgete en un mundo submarino único.

Cala del Peñón Blanco en la Isleta del Moro



La tercera y última actividad no es muy difícil, puesto que todos sabemos ir a la playa a descansar y disfrutar del sol. Esto lo podremos alternar visitando el pueblo, sus dos miradores y disfrutando de la gastronomía de la zona, basada en los productos del mar. Así que no hay mucho más que contar, desde www.tierrassinfronteras.com te invitamos acércate a este pueblo del Parque Natural del Cabo de Gata-Nijar, donde persiste el ambiente marinero y la paz de su calles, huelen a sal y humedad.

Playa Isleta del Moro en el Cabo de Gata




Comer: disfruta del pescado fresco con una fritura del pescado, una caldera o a la plancha. Pero cuenta la leyenda que existe un lugar escondido en el pueblo, una “casa de pensionistas” donde se come muy bien y por un precio más que correcto, date una vuelta y pregunta, seguro que lo encontrarás. Por lo demás, no te dejes llevar por el sitio, estate atento y busca, no vayan a darte pescado congelado. Te recomendamos tomarte un café en la “Casa Café la Loma”, con unas vistas espectaculares sobre la Isleta del Moro, pregunta por el cortijo La Loma, siempre recordarás este rincón.

Isleta del Moro, embarcaderoDormir: en la isleta, ha aumento la oferta hostelera en estos últimos años; encontraremos casas rurales, apartamentos turísticos, hoteles, pensiones… Solo hay que darse una vuelta por internet. Para los que duermen en caravana o furgoneta, recuerda que el aparcamiento de la playa es un sitio idílico para quedarse, pero suelen pasarse los agentes de medio ambiente y multar a estos vehículos, sobre todo en verano, así que duerme dentro del pueblo por la noche y dentro es dentro. Otra opción es el camping cercano de los Escullos.

Senderismo: sendero La Isleta del Moro-Los Escullos, en torno a 3,5 kilómetros. Sendero de La Isleta del Moro-Cala del barranco negro o de los Toros, en torno a 4,3 kilómetros y también fácil, el problema es que el sendero no está señalizado en su totalidad, el track se encuentra en wikiloc.


Atardecer en la Isleta del Moro, Cabo de gata

¿Qué visitar?: los miradores de la Isleta; el mirador de la Amatistas, uno de los más bonitos y espectaculares del Parque Natural. El pueblo minero de Rodalquilar a 5 kilómetros y la duna fosilizada y acantilados de los Escullos, a escasos 1,5 kilómetros junto con su playa del Arco.

Agradecimientos: al club de buceo "La isleta diving" por la cesión de material fotográfico y videos, y a Txomin Rivera por sus fotos de las inmersiones.