RUTA POR LOS FAROS DEL LEVANTE ALMERIENSE

Los faros son torres de señalización luminosa situados en el litoral marítimo, muchos han permanecido en sus puestos durante siglos, siempre dando aviso a navegantes y orientándolos en la inmensidad del mar. Indiferentes para algunos, amados por otras personas; pero siempre inamovibles, alumbrando la nada en las calurosas noches de verano; o húmedas y frías de invierno, duros temporales, lluvias, vientos, nieblas… Siempre a un ritmo constante y personal, no hay faro que repita la misma señal lumínica. Para todos los amantes de estas torres, que han visto pasar la historia ante sus muros, inamovibles e imparciales; aquí mostramos una ruta por el levante almeriense, una excusa perfecta para recorrer una de las zonas más vírgenes y conservadas del litoral mediterráneo. 

Comenzamos en Almería rumbo Garrucha, para seguidamente adentrarnos en carreteras espectaculares con el mar siempre a nuestra izquierda. Si, pasearemos por una reserva de la biosfera por la Unesco, el Cabo de Gata, para finalizar nuevamente nuestro recorrido en Almería. Una excusa, recorrer los faros del levante almeriense, y una ruta que no dejará indiferente a nadie.


Comenzamos desde Almería, hacemos una primera tirada de unos 50 km por autovía dirección Murcia para llegar al primer faro y más alejado por el levante almeriense, una vez aquí, el resto de la ruta serán carreteras comarcales con el encanto que ello conlleva. Una vez en Garrucha nos encontraremos el faro de Garrucha, junto al Castillo de Jesús Nazareno. Para mí el menos vistoso de todos, y es que con el paso de los años se ha encontrado en medio del pueblo.



Continuaremos siempre bordeando la costa hacia el parque natural del Cabo de Gata, pasamos la zona hotelera más bien masificada entre Garrucha y Mojacar, para dar paso a una carretera espectacular y llena de curvas que nos sube para sobrepasar sierra Cabrera y a continuación nos deja caer precipitadamente otra vez al nivel del mar. Todo un espectáculo para los amantes de las curvas, seguidamente pasamos el pueblo de Carboneras y nos dirigimos hacia el faro de Mesa Roldan. Lugar donde se encuentran unos de los últimos fareros de España, Mario Sanz, una profesión conducida a la desaparición. Buenas vistas y olor a mar dentro de unos de los litorales más vírgenes del mediterráneo.


Continuamos bordeando la costa y disfrutando del parque natural del Cabo de Gata en todo su esplendor, para llegar al faro de la Polacra, el más espectacular en vistas junto al faro del Cabo de Gata. El acceso está cortado, pero se puede pasar por unos de los laterales con un poco de maña o elegir la opción de ir caminando para soltar las piernas ¡El paseo no es nada corto! Otra vez retomamos el camino y nos vamos en dirección Almería; recuerda parar en el mirador de las Amatistas, aquí no hay faro pero merece pena, sin lugar a duda, está indicado una vez pasado Rodalquilar.




A continuación llegaremos al penúltimo faro, el del Cabo de Gata, otra maravilla para los sentidos con el mirador del arrecife de las sirenas, justo a la izquierda del mismo. Finalmente tomamos rumbo nuevamente hacia Almería deshaciendo nuestros pasos y disfrutando del paisaje: salinas del cabo de gata, la almadraba, centro de interpretación de las almoladeras y en fin, todo el contorno. Y volvemos hacia la capital para apreciar el último faro, al cual no podremos acercarnos porque es parte del recinto privado del puerto marítimo, pero si se puede disfrutar desde la lejanía. Y con este último habremos realizado una ruta circular, perfecta para hacerla en un día soleado, saboreando la costa almeriense más virgen y bella.